Monthly Archives: October 2020

Nunca rendirse

Volteo atrás y veo que han sido meses súper difíciles pero también meses súper gratificantes, he experimentado tristeza y felicidad que jamás antes había experimentado, pero de eso se trata la vida, ya estoy aquí y se que tengo que hacer lo mejor de esta experiencia, aprender lo más que se pueda, y no dejar de esforzarme, se vale descansar, con la certeza de que cuando recargue las baterías suficiente tendré más fuerza, para buscar lo que vine a encontrar, mi pasión laboral. Pero por el momento de aquí a que llego a ese destino seguiré disfrutando día a día al máximo.

Siendo paciente, amable y consiente conmigo misma, escuchándome, teniendo un balance perfecto entre exigirme más, con consentirme y premiarme a mi misma por mis esfuerzos realizados y próximos a realizar.

 

Vacaciones interminables

Podría decir que todos los días del verano estuve de vacaciones, estuve de vacaciones en mi propia ciudad, descubrí casi todos los museos, visite muchísimas veces el Alte Donau para visitar sus playas, tomar el sol, hacer kayak, padle board, visite varias cafeterías y restaurantes, tuve muchas comidas y cenas que organicé en mi casa con mis amigas, con las que quedaba muy seguido, buscaba lugares, calles escondidas, descubrí platillos nuevos, hice tooodo tipo de deporte como hacer rutas para correr en el prater, andar en bici por todo el Danubio, patinar, jugar tenis, hacer remo, y bueno visite todos los estudios de Viena sobre todo los del distrito uno que me quedan más cerca de mi casa, y en mi opinión son los más bonitos, y por poco se me olvidaba… pero claramente es una experiencia inolvidable, visite muchos viñedos a las afueras de Viena inclusive hice Wine-Hiking, tienes que hacerlo algún día si o si.

 Una turista en Viena

Fue super divertido y diferente, normalmente el verano para mi era igual que cualquier otra estación de año ya que cuando vivía en México viajaba y me subía a un avión  de dos a tres veces al mes, y el clima de verano casi los 365 días del año. Pero este verano fue diferente, no me subí a ningún avión pero si aproveche algunas escapadas, fui sola un fin de semana a Praga,  en dos ocasiones ida y vuelta a Bratislava, e hice una peregrinación a Maria Tafeln, y estuve caminando por la zona de Wachau en una caminata super agradable, retadora, cansada, pero muy satisfactoría.

 

De vuelta a clases

Me sentí como primer día de clases en Universidad hace como 5 años había dejado de asistir a alguna escuela, y realmente me gusto volver, saber que estoy llenándome de más conocimientos, que iba a conocer gente en situaciones similares a la mía. Las clases son bastante dinámicas, es salta de una pagina a otra, de una actividad a otra, de diferentes temas de conversación, ósea en resumen nunca te aburres. Creo que mi mejor tip para ti lector y estudiante es: pregunta, siempre pregunta, si no entiedes pregunta, si quieres tener mayor claridad pregunta, y el otro tip es quítate la pena todos hablamos a medias, pronunciamos a medias, mezclamos alemán con nuestra lengua natal más el ingles, así que no es valido reírse de uno mismo ni de los demás, pero es menos valido quedarse callado, porque eso solo hará tu aprendizaje más lento, así que participa en todas las actividades posibles, levanta la mano para responder, compartir tus respuestas, hablar en alemán, leer, etc. Sentirás frustración incotablemente pero es completamente normal, recuerdas todos estamos sintiendo lo mismo, es normal, lo importante es ver lo valiente que estamos siendo por incursionar en un nuevo idioma, y sin estar en el momento más cómodo de nuestra vida.

Ocuparse en vez de pre-ocuparte

Inicie clases de alemán, algo que había evitado a toda costa ya que creí que sería capaz de aprender el idioma por el simple hecho de vivir en Austria y estudiar yo sola en internet, al igual no quería hacer la inversión económicamente hablando. Creo que siempre nos ponemos excusas para no enfrentar lo que tarde o temprano tendremos que enfrentar. Obviamente tuve dudas como, las maestras estarán lo suficientemente capacitadas? Será posible aprender rápidamente? Lo lograré? Valdrá la pena? Creo que esas son preguntas que todos nos planteamos antes de iniciar clases de alemán, sin embargo puedo decir que no pude haber tomado mejor decisión que ingresar a esta escuela, las maestras tienen muy buenas formas de enseñar, la escuela esta siempre adaptándose a las necesidades de sus alumnos del momento, y se preocupan constantemente por saber como te estas sintiendo, realmente estas altamente dedicados a sus clientes, nosotros los estudiantes.

Lo mejor que me pudo haber pasado

Llevaba durante 3 años trabajando, saliendo de mi zona de confort a diario, había días que trabajaba 16-18 horas seguidas, tuve 3 años de cambios intensos ya que antes de venir aquí era empresaria, y tuve dos exitosos restaurantes que crecí y exitosamente vendí para ir a buscar la vida de mis sueños. Quedarme sin trabajo pareció los primeros días como lo peor, dudas, angustia, pero conforme paso el tiempo volvió a mi el confort, y el descanso que no había tenido por tanto tiempo, volví a mi, descubrí viejas pasiones que tenía como bailar, pintar, sentir a través del arte y a través del baile, retome el deporte algo en lo que siempre he sido buena, cuide más mi alimentación, aunque también comí el helado que nunca había comido en mi vida, hice en muchas ocasiones spa en casa, mascarillas en el pelo, en la cara, exfoliante, baños de burbujas, reconócete con la naturaleza, me acerque a mi religión, conecte con gente increíble, escuche historias inspiradoras, reconecte con mi familia, y lo más importante de todo descubrí más el confiar, y deje a un lado el querer tener control de todo. Simplemente descanse y confíe.

La importancia de aprender alemán

Despúes de hacer mi mayor esfuerzo, con gran dedicación, llego el día que sentía que llegaría, me citaron recién llegue como un día normal, lista para trabajar y aprender más. “Pilar puedes venir” inmediatamente pensé que era algo malo, y me dije a mi misma no seas negativa, podría ser algo positivo, espera. “Pilar, realmente no podemos tenerte aquí requerimos a alguien que hable alemán, hay muchas tareas que requerimos destinarte y desafortunadamente no tienes el nivel suficiente de alemán, lo sentimos mucho”. Inmediatamente el mundo se me cayo encima no puedo creerlo, como es posible si ellos sabían desde un inicio que nivel de alemán era básico y realmente la vacante era para solucionar conflictos con clientes de habla hispana. Salí de ahí, ya no había vuelta atrás, sin saber que hacer ni como solucionarlo, es que simplemente no había solución.

Puras buenas noticias

Por fin la llamada más esperada!!! La empresa que estaba interesada en contratarme por fin me llamo, quieren que empiece a trabajar en la oficina a partir de Julio. Tuve muchos sentimientos encontrados, creo que ellos habían sido la razón de mi resiliencia durante estas épocas tan difíciles. Por fin las cosas empezaban a tener rumbo, no fue fácil iniciar ya que en dos semanas tuve cambios muy importantes, cambio de trabajo y cambio de departamento, pero gracias a mi perseverancia y el apoyo de gente que se me cruzo por el camino pude lograrlo. Me mude de departamento, al departamento que la mayoría de la población de Viena ha soñado en algún momento de su vida en esta hermosa ciudad; monto de deposito bajo, sin pago de comisión a alguna agencia, sin traspaso de muebles, aceptan perros, alquiler mensual bajo, departamento completamente reformado y amueblado, precioso, espacioso, elegante, suuuuper equipado (AC, secadora, lavadora de ropa, de platos, y todo aquello que hace tu vida más fácil), departamento inteligente, vecinos super amables y respetuosos y espérense eso no ha sido todo, “the cherry on top” es que… el departamento esta en el distrito 1, y no solo eso, esta en la puerta principal con vista a La Catedral, increíble no?

Para no hacerles el cuento largo

Poco a poco la vida volvió a su normalidad, yo empezaba a aprender mas palabras de alemán, empezaba a conocer gente algo que con el COVID parecía imposible de alcanzar, empecé a conocer nuevos restaurantes, probar nuevos platillos, y lo mejor de todo es que el calorcito por fin iniciaba. No sabía al inicio que me iba a gustar de Viena, como me iba a relacionar con la ciudad, o inclusive por donde empezar, creo que no solo era descubrir Viena si no descubrirme a mi en ella. Sabiendo que mi vida de México ya no estaba, mi vida de normalidad sin COVID tampoco, ahora era yo en una ciudad nueva bajo unas circunstancias totalmente desconocidas. Y eso es algo que es impactante y creo que mi consejo que le daría a mi yo de hace unos meses y a toda la gente que llega a esta ciudad sintiéndose un poco perdidos es; es normal lo que estas sintiendo, no estas sol@, hay miles de personas como tu pasando por la misma situación o peor, el estar aquí ya es ganancia, lo único que queda es dar pequeños pasos a la vez, ser paciente con uno mismo y con las circunstancias, y nunca perder las esperanzas. Vas bien y vas a estar mejor.

Mientras todo volvía a la normalidad

Decidí buscar trabajos alternos y adaptarme a las necesidades que durante el encierro del coronavirus era necesario, así que decidí buscar algo en que trabajar mientras mi ultima propuesta de trabajo volvía a mi. Mientras la mayoría de la gente alrededor del mundo permanecía en su casa yo salí por la ciudad, una ciudad que era desconocida para mi, y que no conocía su flujo de personas habitual, las calles estaban vacías, las cadenas de restaurantes y tiendas como jamás se habían visto antes, cerradas. Daba tristeza pero al mismo tiempo me encantaba ya que pude conocer Viena para mi solita, me enamore de todos los distritos y mi favorito fue el distrito 9, estuve haciendo mi lista de lugares, y restaurantes que quería conocer, museos que quería visitar, bares a los que quería salir y todo aquello que tenía la certeza de que haría en cuanto volviera la normalidad. Muchas veces se siente como si el mundo fuera tan rápido y nos comiera pero en esta ocasión sentía que yo me estaba comiendo al mundo y sacando ventaja sobre esa situación.

Aprendiendo a bailar en la tormenta

No voy a mentir, sinceramente disfrute el lockdown tanto como cuando disfrutaba mi vida en México, que era despertar sin alarmas, ver todo el día netflix en pijama, cocinar, comprar comida, comer sin parar, salir a caminar con peluchon, tomar largos baños, pero sobre todo dedicar ese tiempo a mi, a meditar, a escuchar podcast, audiolibros, hacer yoga, actividades de crecimiento personal, tiempo para introspección, leer y todo aquello que me encanta hacer que se resume en desarrollo personal.

Realmente disfruto tanto estar en casa, y conmigo misma. Creo que lo que si realmente extrañaba fueron tres cosas, viajar, vida nocturna, y los abrazos. Me daba miedo pensé que no iba a poder estar sin ninguna de esas tres, y al parecer no fue tan malo, aunque estaba muy acostumbrada a aquellas 3 cosas, me impresiona como uno puede adaptarse a cualquier tipo de cambio, por que siempre, siempre, siempre llegaran cosas nuevas o mejores, el secreto es estar abierto a los cambios.